Un fin de semana muy cultural.

Image by masbebet on Pixabay 
Pues con la novedad que el pasado fin de semana (02 y 03 de marzo de 2019) fue para mi uno muy cultural.



El sábado fui al Museo de la Tortura, ubicado en Ciudad de México, en pleno centro de la ciudad en la calle de Tacuba, a unos pasos del Palacio de Minería.

La exposición tiene varios objetos procedentes principalmente de colecciones privadas europeas.

Es increíble la capacidad del ser humano de imaginar todo tipo de maneras de infligir dolor a sus semejantes mediante éste tipo de procedimientos, la gran parte de ellos, aplicados por la santa inquisición (que de santa no tiene ni madre, pero esa ya es otra historia).

En mi opinión, la exposición es bastante pequeña, tomando en cuenta que el medioevo abarcó varios siglos de la historia.

Esta exposición es permanente, por lo que puedes visitarla cualquier día.



Después fui a la multimentada y famosa Frikiplaza, ubicada en en eje central, también en el centro histórico.

Acudí con la idea de comprar algo relacionado con un personaje japonés llamado "Kill la Kill", pero no encontré nada.

Es impresionante la cantidad de gente que se da cita en el lugar para comprar, vender e intercambiar cantidades ingentes de mercancía relacionada con el anime y manga japonés.
En ésta misma plaza, en el último piso del edificio está la zona gamer, en donde puedes rentar por hora una consola de videojuegos y pasar un rato agradable. Yo no perdí la oportunidad y jugué Need for Speed Carbon y Assassins Creed.



El domingo por la noche asistí a un concierto del grupo inglés de heavy metal Saxon, mismo que tuvo una duración de dos horas. No conozco ninguna de sus canciones, pero me pasé un rato muy agradable.

Tres cosas que me gustaría mencionar:

El grupo inglés es de los más educados que he podido escuchar dentro del heavy metal. Solo dijeron dos fuck en todo el concierto. Algo muy, muy extraño; tomando en cuenta las circunstancias.

Las canciones del grupo no tocan los temas "tradicionales" que cualquier otro grupo del género utiliza. Estos amigos le cantan al esfuerzo, a no rendirse, a intentar las cosas una y otra vez hasta conseguir lo que quieres. Y como muestra un botón: la canción No surrender (como dije, no conozco la discografía de la banda, pero al menos las canciones interpretadas en el concierto fueron de esa temática. A lo mejor no interpretaron la parte más hardcore de su repertorio).

Imagen de Elmore Magazine

Las cervezas que vende el local, propiedad de OCESA. No están caras, están lo que le siguen. ¡Es un robo! Un vaso de cerveza "doble" a $100 pesos (¡no mamen!) "Ya no la hagas de pedo", fue el comentario del amigo con quien fui al concierto. En este tipo de lugares ese es el precio "normal" de la cerveza, agregó.
Image by 089photoshootings on Pixabay 

¿Habrá ese sido el motivo para que sólo nos tomáramos dos cervezas cada uno?..

No manches, no puedo dejar de pensar que con esos $200 pesos pude haber comprado seis caguamas...

Por cierto, no me consta, pero no me sorprendería que la cerveza estuviera rebajada con agua y tuviera otra cosa, porque casualmente; hoy en la mañana me desperté con la sensación de haberme tomado todo el bar, y con una sed de persona perdida en el desierto por varios días, ¡y solo tomé dos cervezas!

Mmm...

Y a ti, ¿también te ha pasado esto?